Proyecto de estudio sobre la historia natural, distribución y conservación actual del oso andino (Tremarctos ornatus, Carnivora: Ursidae) en la Selva Tucumano - Oranense del Noroeste de Argentina.

Osos Entre Palmares y Niebla


      En los Andes del Sur, una ecorregión de gran riqueza biológica y cultural por los pueblos que alberga, existe una región peculiar rodeada de roquedales y cuchillas montañosas. En donde la niebla lo cubre todo en temporada lluviosa, el movimiento de masas provoca derrumbes que desaparece caminos incluso pre-colombinos. Un punto geográfico, donde los afloramientos rocosos rompen un mar dinámico y ascendente de vientos y nubosidad baja, y afloran palmares como una disrupción de lo que realmente debiera ser esperable encontrar en una región contrastante y montañosa.

Palmares en ambientes tropicales de sabanas y humedales que se pierden y desdibujan en un recorte vago de un horizonte fugitivo son comunes y usuales en las extensas llanuras chaqueñas. Pero no así, en quebradas cuchillas rocosas, creciendo las palmeras entre las rocas matizando farallones con concavidades que se figuran en cuevas y relieves varios, formas totalmente inesperadas en este tipo de ecosistema.

Los palmares que emergen en un bosque montano de pino del cerro (Podocarpus parlatorei), que se extiende por faldas y abruptas laderas montañosas. Están compuestos por una palmera endémica y en peligro de extinción -única en esta región de Valles Secos Inter-Andinos y Bosque Tucumano-Boliviano en los Andes-, es la palmera de janchicoco (Parajubaea torallyi).



Los palmerales de janchicoco (Parajubaea torallyi), se extienden en laderas de abrupto relieve por arriba de los 2.400 m.s.n.m. 

La palmera janchicoco se usa de manera tradicional para el consumo de su coco y el empleo en gastronomía tradicional del pueblo Yampara (Quechua). Los Yamparas son un pueblo pre-existente inclusive al Imperio Inca, han sido desde siempre una gran nación guerrera, y dedicados a la ganadería y la agricultura. Aún muchas comunidades Yamparas viven de manera tradicional, entre las tierras altas del bosque tucumano-boliviano y las tierras bajas, de los bosques caducifolios y xéricos del Chaco Serrano.


Comunarios Yamparas, con vestimenta típica en el Municipio de Presto (Chuquisaca, Bolivia). 


Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco fue convocado para trabajar de manera mancomunada en estos territorios. En donde en las profundas quebradas y en las cuevas de los roquedales también habita el juco, el jucumari u oso andino (Tremarctos ornatus).


(...) Avanzamos entre un cerrado sotobosque, nos abrimos paso entre los fustes impolutos del janchicoco hacia las cuevas en los roquedales, en búsqueda de indicios del oso. Estamos finalmente, en el Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) El Palmar (594,8 Km2 de extensión), en el Departamento de Chuquisaca, Bolivia.

El juco, jucumari u oso andino (Tremarctos ornatus), el oso más austral del Planeta. Una de las especies que protege el ANMI El Palmar (Chuquisaca, Bolivia).



El oso se alimenta-al igual que las comunidades locales- también del coco y de la base del fronde del janchicoco en el Palmar -entre otras especies de plantas, probablemente también la querusilla Gunnera sp.-. Sin embargo, en áreas con algunos disturbios y presencia de ganadería, además existen reportes de los comunarios de ataques al ganado vacuno. Este conflicto latente y con algún sesgo en la percepción del oso y la predación a las vacas en el monte, pudieran resultar en la posterior persecución y caza del oso andino. Una especie muy vulnerable a la remoción de individuos-debido a su baja densidad poblacional y genética, y baja prolificidad- y los cambios drásticos en la cobertura del suelo en su hábitat.

Así, en los primeros días de febrero de 2020, los miembros de Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco realizaron un rápido relevamiento de campo y la visita a algunas comunidades del área protegida. Durante la misma, se revisaron estaciones de foto-trampeo junto a guardaparques e investigadores de ANMI El Palmar. Hacia mediados del mismo mes, los miembros del proyecto participaron del consejo comunal de una de las comunidades Yamparas con más reportes de eventos predatorios por carnívoros.

Establecimiento de una estación de foto-trampeo por el cuerpo de guardaparques en un sitio de paso del oso andino. El monitoreo se hará extensivo a todas las ecorregiones que ocupan el área protegida: Bosque Tucumano-Boliviano, Valles Secos Inter-andinos y Chaco Serrano. Pero sobretodo se relevarán los sitios con mayores conflictos entre oso andino y comunidades.


Consejo comunal de una de las comunidades Yamparas (Quechuas), con reportes de eventos de predación de ganado vacuno y caprino por oso andino y puma. Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco junto a ANMI El Palmar participaron de la reunión, escuchando las demandas de los comunarios y planteando un plan de trabajo para la investigación y mitigación del conflicto en el mediano plazo.
Encuesta con comunarios Yamparas que han reportado predación del oso andino al ganado vacuno. El plan de trabajo en el mediano plazo, incluye el trabajo mancomunado con las comunidades para evaluar el manejo ganadero y los sitios potenciales de mayor problemática con el oso andino, línea de base imprescindible para ejecutar un plan de mitigación del conflicto. 

En el marco de esta reunión comunitaria, se definió en conjunto con los comunarios y ANMI El Palmar, ejecutar un plan de trabajo en el corto plazo que defina una línea de base para un programa de mitigación del conflicto con oso andino y el puma. Unidireccionalmente las necesidades de dar respuesta a esta problemática, se ha materializado el día 11 de febrero de 2020, en la firma de un convenio de cooperación entre Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco, Fundación de Historia Natural Félix de Azara y ANMI El Palmar. Esta propuesta se enmarca en un plan de investigación y conservación binacional del oso andino (Bolivia-Argentina).

 Las poblaciones australes del oso andino están entre las menos conocidas y más amenazadas. Además hay que tener en cuenta, que la presencia del oso en los extremos de su rango global tiene implicancias evolutivas y un papel resaltante para la investigación del impacto del cambio climático en la ocurrencia de la especie y la productividad y calidad del hábitat.


Celebración de la firma del Convenio de Cooperación entre el Director de Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco: Fernando Del Moral y el Director del Área de Manejo Integrado El Palmar: Miguel A. Sardán (Presto, Chuquisaca, Bolivia).



L
a región del Palmar, el Municipio de Presto-umbral de entrada al área protegida-y el Departamento de Chuquisaca en conjunto, están muy vinculados a las luchas de clases más sentidas de campesinos e indígenas por la liberación de sus territorios de la corona española. Una historia común de luchas, de guerras de guerrillas ancla a estos territorios con la Argentina. Doña Juana Azurduy de Padilla, nacida en Presto (Chuquisaca) ha avivado la lucha por la emancipación acompañando inclusive a las milicias gauchas del General Martín Miguel de Güemes.

La memoria viva y conjunta de una historia y geografía que nos vincula, nos tracciona en esa inercia para unir esfuerzos por la investigación y conservación del oso más austral del Planeta y los bosques del sur. Con el mismo sentido de pertenencia hacia nuestros pueblos y el habla Quechua que mucho antes ha sabido nombrar al juco y todo cuanto nos rodea.

Bosque Tucumano-Boliviano y roquedales en el Área Natural de Manejo Integrado El Palmar (Bolivia). Esta matriz de bosques, es el hábitat del oso andino en la región. Esta ecorregión-exceptuando los bosques de palmera janchicoco- se distribuye también hacia el sur -en el norte de la Argentina- donde es también hábitat del oso.

Una calle silenciosa después de una tormenta de verano, entre adoquines y casas de mampuestos de adobe en el Municipio de Presto (Chuquisaca, Bolivia). Pueblo natal de Doña Juana Azurduy de Padilla, heroína de la independencia de Bolivia y Argentina.

Hacia los cuatromil: quebradas profundas, matorrales y niebla en la Argentina

"Muchos aseguran que se escuchan ruidos extraños y susurros allá abajo, si uno se ubica adecuadamente entre la catarata y la cueva del oso" 
H.P. Lovecraft (1928) The Dunwich horror

      Hacia los cuatromil metros de altitud sobre el nivel del mar, en las latitudes donde los vientos húmedos y la nubosidad baja y casi permanente son fundacionales en el afloramiento de la selva, se extiende una región vasta de quebradas muy profundas y matorrales casi inexplorados hasta hoy en día. La voz runasimi lejana y absorbida como un viento que se traga: "Ucu", resuena fuerte en algún habitante de estas tierras altas. Ucu, es la oquedad, un territorio áspero que remata en cuevas inaccesibles, los agujeros absorbentes de quebradas que parecen interminables y angostas. La oquedad de la cual es muy difícil salir y muchos se extraviaron y hasta perdieron la vida. La misma voz, se tensa aún más cuando vocalizada...toma otro sentido y nombra también al oso, ucu o juco, oquedad y oso. 

La niebla pronto lo cubre todo, no se ven nuestros pasos. El tránsito por terrenos tan irregulares y con profundas grietas se torna muy peligroso. Avanzar en estas condiciones es audaz pero puede tener un coste alto para el equipo. Ahora llueve torrencialmente, y no hay cueva ni roquedal cerca que oficie de resguardo. Los rayos y los derrumbes de un suelo inestable aumentan la tensión. Se hace campamento donde se puede, donde el suelo sea más estable y donde la bajada de agua de las partes más altas no arrase con el campamento y tampoco lo haga ningún alud de lodo y roca. Se duerme como se puede. A la madrugada la noche cerrada da paso al cese de la tormenta. Noches así es posible que las aproveche el juco, pero sobretodo los grandes félidos. Sin luna, y sin estrella alguna.

A la mañana siguiente se revisarán algunas trampas-cámaras cebadas, y se rastreará intensamente. Habrá que explorar en búsqueda de comederos y heces, heces frescas que den un indicio de la presencia del juco y de que especies de plantas se está alimentando.Esta información es invaluable para entender sus migraciones altitudinales. No siempre se puede contar con la ayuda inestimable de nuestros perros para rastrear. Y esta vez no están en campo con nosotros, por lo que la tarea será más ardua. 



Una de las cámaras-trampas apareció totalmente destruida, uno de los cebos había funcionado, tanto que provocó que el animal mostrara territorialidad. La cámara alcanzó a capturar un primer plano del hocico de un gran carnívoro cuyo rinario estamos analizando para determinar la especie. Desde luego, no descartamos que sea un oso andino.


La cámara-trampa fue arremetida con fuerza, el vidrio del objetivo se encontraba partido y solo parte de las capturas pudieron ser recuperadas. Se volvieron a colocar cebos odoríferos y se levantaron muestras biológicas recientes en el área.


   Largas jornadas de trabajo permiten ir recuperando la información de algunas estaciones fotográficas. Tras las continuas noches sin luna y oscuridad plena se encuentran heces de oso muy frescas. La mucosidad del tracto digestivo en la hez denota que la deposición tiene pocas horas, es un material biológico de suma importancia para análisis moleculares. No se pierde tiempo es descontaminar pinzas de disección y colectar la muestra. 
En un ambiente sin relevamientos sistemáticos previos es necesario caracterizar la vegetación de la región y documentar regímenes de lluvias, deslizamientos de masas, crecidas de los ríos...y la comunidad inclusive de mamíferos pequeños, debido también a las altas probabilidades de encontrar nuevas especies. Los análisis moleculares de vanguardia y el trabajo craneométrico serán de gran ayuda para algún material hallado en áreas recónditas. La expedición avanza por días, haciendo noche donde ya los rayos del sol se difuminan rompiendo con el perfil abrupto de montañas azules y lenguas de selva que explosionan entre el relieve.

Hacia altitudes antes no reportadas, se registran nuevas especies. Un "gato tigre" (Leopardus tigrinus) en pleno matorral de altura cerca de los 3.900 m.s.n.m. El yaguareté (Panthera onca) coexistiendo con el zorro colorado o zorro andino (Lycalopex culpaeus), ya no es novedoso para el equipo de Proyecto Juco. La matriz distribucional de muchas especies está cambiando, la dinámica de los bosques también...y es urgente entender estos procesos y sus causales (es posible sobretodo que se deba al cambio climático, entre otros factores). 



Un fugaz yaguareté (Panthera onca) de las tierras altas. En esta región emplea como el oso para moverse las quebradas y grietas profundas más que las áreas abiertas.




Un zorro colorado o zorro andino (Lycalopex culpaeus), descendiendo de un extenso cañal de Chusquea sp. hasta el límite superior de la selva. El zorro colorado es un carnívoro típico de ambientes andinos, abiertos y semi-áridos por lo que aunque su presencia en áreas selváticas podría considerarse inusual, su ocurrencia es permanente en el ecotono de cañadas-selva.

     Un gato tigre o tigrina (Leopardus tigrinus) en un área de matorral de altura a cerca de 3.900 m.s.n.m. Es un pequeño félido muy asociado a ambientes de selvas tropicales y sub-tropicales. Nuestro registro es el de mayor altitud que se haya reportado para la especie.




  
Una hembra de puma (Puma concolor) con cría de aprox. 3 meses, en una quebrada en las tierras altas. El puma es un carnívoro de amplia distribución y adaptabilidad, en el área es uno de los félidos más frecuentes.


Los ríos comienzan a romper aguas entre las rocas, braman una noche con total ímpetu. La expedición debe urgirse en terminar las tareas de muestreo y evacuar. Las crecientes fuertes pueden provocar un aislamiento de semanas y no se cuenta con víveres ni un plan de contingencia para tanto tiempo. Con las comunidades locales lejanas se ha comenzado a trabajar respecto a los problemas de predación del ganado que queda aislado en las áreas boscosas. Cuando la niebla baja, y torna de blancura umbrosa el relieve violento y amenazante hacia los cuatromil metros, mucho ganado se derrumba...pero otro tanto es predado (...) se han encontrado restos de ganado vacuno en heces de oso,  pero a estas alturas hay otros carnívoros más frecuentes: el puma, pero también el yaguareté. Aún así es todavía desconocida la biomasa de presas que puede soportar esta riqueza de carnívoros-más allá de algún porcentaje de ganado aislado aprovechado-. 

Crece el río, lo cruzamos porteando todo el equipo. Las oquedades, "ucu" se quedan sin signo de huella humana que las haya pisado, el agua lo borra todo. Resuena el ucu profundo de las quebradas, ante el viento que se encauza en sifones sonoros, resuena también en esta voz y en el imaginario: el ucu, que es el oso. Pronto volveremos a internarnos, para que de a poco nos devore la niebla. Es finales de noviembre de 2019, y queda mucho trabajo de laboratorio por hacer. Llueve profusamente, la selva brama con el río, un colibrí solitario vuela al borde del umbroso abismo. 


 Mayuato o vizorro-como es conocido localmente- (Procyon cancrivorus), en un área de cañales Chusquea, por arriba de la selva alta.



Corzuela roja (Mazama americana) por arriba de los 3.000 m.s.n.m. Es uno de los ungulados que puede significar un aporte proteíco importante para el oso andino y los grandes félidos. 

Las poblaciones más australes de los osos del sur: investigación y conservación en ambientes de fuertes contrastes



    La temporada seca ha sido muy acentuada durante los meses de estío. Las políticas de liberalización territorial aplicadas por los gobiernos del Cono Sur de Sudamérica de sostenida apertura a los grandes capitales han promovido el drástico cambio de cobertura vegetal en el macizo amazónico, la Chiquitania (Bosques semi-deciduos en los llanos centrales de Bolivia- y los bosques del Gran Chaco (Extremo sur de Brasil, Bolivia, Paraguay y Norte-Centro de la Argentina) . El actual proceso de cambio climático con una matriz de bosques sometidos a gran estrés hídrico, también dieron el marco ambiental propicio para el accionar criminal de sojeros y ganaderos en la quema extensiva y deliberada y para que los focos se propagaran sin control en los territorios. 

La Amazonia está intrínsecamente relacionada en cuanto a funcionalidad ecosistémica, climática y como centro de radiación de especies y corredor biológico con los bosques semi-áridos de la Chiquitania, el Gran Chaco y con los bosques húmedos nublados de los Andes Tropicales.

Hacia el sur de los Andes Tropicales, numerosas especies de vertebrados neotropicales encuentran el límite sur de su distribución. Entre estas especies, el oso más austral del mundo en estas latitudes: el oso andino, el juco o la juca (Tremarctos ornatus), y parcialmente en la distribución espacial otros grandes mamíferos como el jaguar (Panthera onca) o el tapir de tierras bajas (Tapirus terrestris). 



El oso andino, el juco, la juca o ucumari en idioma runasimi de los pueblos Quechuas del sur de Bolivia y el Noroeste de la Argentina. En el bosque tucumano-oranense de la porción terminal de los Andes Tropicales tiene su rango de distribución más austral.


Las necesidades de entender la dinámica poblacional del oso andino, como los cambios en la estructura del hábitat provocados tanto por actividades humanas y los procesos de temporada seca más extensas con una consiguiente temporada estival con períodos de lluvias más cortos y acentuados. Hacen que sea urgente monitorear en el terreno estas variables ambientales y la presencia y uso de hábitat estacional y movimientos del oso en el sur de Bolivia y en el extremo noroccidental de la Argentina. 

Recientemente, Proyecto Juco en conjunto con el Área Protegida Nacional: Área Natural de Manejo Integrado El Palmar, en el marco del Proyecto Binacional Yaguajuco han firmado un convenio de investigación y cooperación mutua para desarrollar tareas de investigación en el terreno con el establecimiento de estaciones fotográficas, caracterización de las variables ambientales entre estaciones climáticas y el estudio de las poblaciones y el estado de conservación de la especie en un contexto binacional. Las tareas desarrolladas contarán además con el soporte institucional de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara (Buenos Aires, Argentina).



Hacia finales de la temporada seca y el inicio del período estival se registra en las tierras altas por sobre la cota de los bosques nublados en la Argentina, indicios de actividad y consumo de Puya sp. por parte del oso andino. En estos sitios se colectan muestras biológicas frescas para análisis moleculares y se establecen estaciones de captura fotográficas.

    Pronta a terminar la temporada seca en los bosques del hemisferio sur, el equipo de campo se apresta a internarse en los bosques de altura recorriendo previamente las selvas bajas del piedemonte, para monitorear la población del oso más austral del mundo. Un consorcio conformado por investigadores bolivianos, argentinos y uruguayos, guardaparques y miembros de comunidades locales estarán abocados a estas tareas que implicarán gran esfuerzo físico en el territorio, en pos de la conservación de los osos y los bosques del sur.


Bosque nublado y pastizales de niebla con profundas quebradas de cañales hacia el norte del Trópico de Capricornio (Argentina-Bolivia).

EL JUCO (oso andino en idioma runasimi), un filme en proceso de realización sobre el oso más austral del mundo



El oso más austral del mundo: el oso andino en la Argentina




Miguel Acosta, investigador y miembro de Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco observa la puesta de sol , al finalizar un día de intenso trabajo de campo en los territorios del oso más austral del mundo. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").



         En condiciones ambientales extremas y en aislamiento, los investigadores de Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco están realizando sucesivas campañas de exploración y monitoreo en las selvas tropicales de la cuenca alta del Río Bermejo (Argentina). El muestreo en todo el macizo selvático está arrojando interesantes resultados y aún hay datos relevados que están en pleno análisis y procesamiento, entre los aspectos observables destaca, el movimiento altitudinal y el registro de numerosas especies de vertebrados. Por ejemplo, la presencia de la corzuela roja (Mazama americana) y pecaríes (Pecari tajacu) entre los 3.000-3.500 metros sobre el nivel del mar; altitud mucho mayor que las máximas reportadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (U.I.C.N.). En la actual dinámica de cambio climático global, se ha venido observando una variación en los movimientos y la dispersión de numerosas especies (anteriormente desde Proyecto Juco se había reportado la presencia de jaguares a altitudes mayores y en ambientes diferenciales a  los  que tradicionalmente se reporta la especie); en este punto, es también relevante documentar como la estructura de los bosques y el oso andino pueden responder a estos procesos de cambio. 

Hembra adulta de "corzuela roja" (Mazama americana) a 3.000 metros de altittud en un matorral andino. Varios mamíferos se están dispersando hacia áreas de mayor altura conforme también varía la estructura del bosque y su dinámica.


La dinámica del cambio climático es una variable que está muy relacionada con el modelo de sobre-producción del capitalismo y el acentuado dinamismo de modificación de suelos y extractivismo con una concentración cada vez mayor de riquezas naturales en corporaciones transnacionales. En este marco narrativo, con el auspicio de Fundación Oso Andino -Ecuador -organización bajo la dirección del colega y uno de los mayores expertos en osos andinos del mundo, el biólogo Armando Castellanos-, Fundación de Historia Natural Félix de Azara y el Fondo Nacional de las Artes de la Argentina; con la dirección de Gonzalo Saleme-un director argentino de documentales de auspiciosa proyección profesional- se ha iniciado la filmación del documental de "El Juco". 

"El Juco", es un vocablo en idioma runasimi de los pueblos Quechuas de Argentina y el sur de Bolivia mediante el cual se refieren al oso andino. El film en proceso de realización pretende desentrañar el arraigo profundo de las comunidades de las alta cuenca del Río Bermejo para con el oso y los bosques, y así también discurre en la urgencia a través de una narrativa necesaria de masificar el conocimiento sobre el oso más austral del Planeta y de los marcados cambios en la dinámica del ambiente que afectan tanto a los grandes carnívoros como a las comunidades locales que coexisten con estas especies. Mediante este primer avance que presentamos sobre este filme-que se espera sea estrenado en cines nacionales argentinos y distribuido a nivel internacional- invitamos también a todos los ciudadanos, ambientalistas  e interesados en su realización a sumarse mediante el aporte independiente de fondos. Por cualquier inquietud comunicarse al e-mail: jfdelmoral@gmail.com 

El trailer de avance se puede ver, aquí:  Trailer "El Juco"




Los expedicionarios internándose en áreas de bosque nublado en el noroeste de la Argentina. En la cuenca alta del Río Bermejo se encuentra una zona vasta de bosques primarios y maduros de gran importancia para la conservación de la biodiversidad en el Cono Sur de Sudamérica. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").


Acceso al área de estudio, con tramos con perfiles de 45 % de pendiente porteando el equipo a cuestas por varios días entre cada campamento. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").



Los investigadores expedicionarios cruzando las nacientes de los ríos de las partes altas de la selva nublada. Cuando la noche se dispone a caer, después de un intenso día de marcha , se establecen campamentos base. Los campamentos siempre se disponen en cercanía de fuentes de agua para tener acceso permanente a ésta, y con fogata continua durante la noche para evitar la presencia del jaguar. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").



El juco, juca o ucumar -el oso andino, en idioma runasimi de los Quechuas-, es una especie de gran valoración cultural en las comunidades locales. El oso representa la fuerza, lo desconocido y temido, es  también la conexión entre lo real y el mundo intangible de las "wakas" (sitios sagrados conectados con la realidad de las deidades o entidades protectoras de los bosques). (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").

M. Acosta, investigador del proyecto, describe las marcas y arañazos -que le ha reportado un miembro de la comunidad local -en el rostral de ganado vacuno criado en trashumancia en un área silvestre. Los indicios reportados coinciden con el presunto ataque de un oso, en la región, Proyecto Juco ha confirmado el consumo de carcasa de vacas por oso pero no eventos de predación por esta especie al ganado. Eventos de predación en ganado si son más frecuentes por parte de jaguares y pumas. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").

La humedad ambiente durante el inicio de la temporada de lluvias determina que varias especies de plantas que son fuente alimenticia para el oso emerjan y cuenten con folios tiernos en las áreas más altas hacia los cordones montañosos. En el fotograma, el momento en que entre los roquedales en cercanías de una cueva se registran y relevan indicios de la base foliar de una "taraca" (Puya sp.) recién consumida por el oso. El monitoreo permanente y la compresión de la dinámica ambiental de las selvas y las áreas montañosas de ésta región, es primordial para entender como responderán los osos y otros carnívoros al cambio climático global. (Fotograma del trailer del filme: "El Juco").



Expedición en Septiembre-Octubre 2018, en pos de los jaguares de altura y el oso más austral del mundo (o de como la investigación independiente debe ponderarse por sobre el corporativismo científico)



     Los miembros e investigadores de Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco (Bolivia-Argentina), se encuentran en plena organización de una nueva gran expedición al área de estudio, en este caso, en las selvas y pastizales de niebla en el noroeste de la Argentina. El equipo de campo contará con un grupo conformado por documentalistas, biólogos, parasitólogos y los investigadores guías del equipo. Con esta nueva expedición y campaña de trabajo de campo, además se inicia un proyecto de filmación en una de las áreas más inhóspitas de las selvas del Trópico de Capricornio en la cuenca alta del Río Bermejo.

          Un nuevo lote de equipo de monitoreo, entre estos, trampas-cámaras cebadas con atrayentes odoríferos serán establecidas en el área, previo relevamiento del lote de trampas-cámaras que estuvieran activadas durante estos últimos meses. El avance en la investigación científica con técnicas moleculares de vanguardia, está también entre las prioridades del grupo de investigación para monitorear a diversas especies de carnívoros silvestres, pero particularmente la dinámica poblacional de los osos más australes del mundo. Sin embargo se observa con preocupación la extrema liberalización política y económica del gobierno del empresario M. Macri -que promueve una apertura mayor a la extranjerización y entrega de los territorios para el capitalismo transnacional-, y podría significar un obstáculo además para desarrollar futuras expediciones y proyectos de investigación ante una marcada tenencia de la tierra en manos privadas.

 En un aspecto más específico y de grano fino, se asiste también mediante un ante-proyecto de ley desde el gobierno nacional a enmarcar las futuras propuestas de investigación científica y conservación de la biodiversidad, dentro de una estructura de legalidad tan restrictiva y equiparable a proyectos de uso comerciales de sus componentes. El ante-proyecto se basa en el Protocolo de Nagoya (Japón, 2010), celebrado en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica-entre 157 países firmantes que ratificaron al mismo, entre estos la Argentina-, presuntamente perseguiría la conservación de la biodiversidad y el uso sostenible de sus partes incluido el recurso genético. El referido ante-proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación y Conservación de la Diversidad Biológica (como ha sido denominado), no sofrenaría con el establecimiento de mayor arquitectura burocrática, la investigación y la nueva generación de conocimiento-como sostienen algunos referentes del corporativismo científico-. Sino todo lo contrario, podría promover la aparición de nuevas "estructuras científicas-capitalistas" con poder de lobby que puedan sortear la burocracia estatal  y erigirse en los únicos estamentos facultados para investigar y gestionar todo lo referente a la biodiversidad. Este modelo amenazaría la generación de ciencia independiente, producida excéntricamente de los intereses del mercado y los gobiernos. Los modelos de especulación financiera sobre la investigación y gestión de la biodiversidad, ya se han puesto en marcha en algunos países capitalistas desarrollados, y han sido teorizados y propuestos por teóricos liberales como James Mandel, Josh Donland entre otros autores. La gestión de la biodiversidad en manos de la especulación financiera más radical, en la forma de aseguradoras privadas para la conservación de las especies o ecosistemas con algún grado de amenaza o interés de conservación, generaría una concentración mayor del conocimiento, generando también  desde la legalidad-en cierta forma- la concesión privada de la biodiversidad. Fenómeno nuevo, de la especulación capitalista sobre los territorios y la biota. 



Perros de rastreo, venteando el aire en un área de altura en plena tarea de campo. Con un vínculo fuerte con su compañero-guía, y en óptimas condiciones físicas y de sanidad, el perro puede optimizar sobremanera el muestreo en el terreno. Crédito fotográfico: Mariela del Valle Flores.


En plena exploración de un área árida de altura. Crédito fotográfico: Mariela del Valle Flores.



Desde Proyecto Juco, se advierte esta dinámica de liberalización estatal en múltiples aristas, con esto, se repudia enérgicamente este intento de nueva legalidad. En vísperas de una nueva expedición en pos de generar conocimiento sobre la biodiversidad en un área con pocos relevamientos previos. Es importante destacar, que el desarrollo de investigación independiente articulada al trabajo con comunidades locales; además de democratizar la divulgación del conocimiento generado, asegura la horizontalidad de la producción del mismo, y gravita con mayor peso  para la conservación de las especies y los ecosistemas.



En condiciones de lluvia y niebla baja, relevando indicios de actividad del oso 
andino.



Excreta fresca de oso andino (Tremarctos ornatus) e indicios asociados en una quebrada recientemente relevada (Argentina). La consistencia diarreica de la muestra, puede aportar información biológica importante respecto al consumo de fibra vegetal o la alta carga parasitaria del animal. 



Huella de pié y mano de un jaguar (Panthera onca) adulto con una huella de mano de zorro del monte (Cerdocyon thous) en un área de selva baja (la pisada del zorro es posterior al paso del jaguar). Se ha registrado una marcada interacción entre los grandes félidos y los cánidos oportunistas, así también desde Proyecto Juco se están estudiando las interacciones del oso con otros carnívoros. En la fotografía, este individuo de zorro siguió al jaguar por aproximadamente 2 km de recorrido, este seguimiento se explica en que los cánidos muchas veces aprovechan oportunamente los restos de las presas capturadas y consumidas por los grandes gatos. Crédito fotográfico: Mariela del Valle Flores.







Proyecto Juco. Se puede emplear la información y las fotografías siempre que se cite la fuente.

El Juco estuvo presente en la 8º Feria de Aves y Vida Silvestre, en los Esteros del Iberá, Corrientes


Noticias

         El oso andino, juco, juca, ucumar o ucumari (Tremarctos ornatus) ingresó a Sudamérica durante el Holoceno temprano, hace 15-30 mil años antes del presente. La especie se ha dispersado a través de los Andes Tropicales, alcanzando probablemente una de sus últimas áreas de dispersión en el extremo noroccidental de la Argentina. Recientemente en base a nuestras investigaciones de campo, la presencia de la especie ha sido incluida en la lista roja de la UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza) y listada por organismos oficiales dentro de los mamíferos argentinos ¿Qué sabemos del oso más austral del mundo?






Para responder estas preguntas y difundir información de primera mano sobre la investigación en campo y laboratorio que se tiene sobre el oso andino en el noroeste de la Argentina, es que Proyecto Juco ha participado como ponente invitado de la 8º Feria de Aves y Vida Silvestre, en los Esteros del Iberá, Colonia Pellegrini, Corrientes. La Feria de Aves se desarrolló entre el 7 al 10 de junio de 2018, y contó con una importante concurrencia de observadores de aves, naturalistas, guías, guardaparques, funcionarios del gobierno provincial y público general interesado en la investigación y la conservación de la naturaleza. Desde Proyecto Juco agradecemos la convocatoria y el interés de la Feria de Aves en la difusión de la investigación, cosmovisiones de las comunidades, perspectivas futuras y problemáticas de conservación del oso más austral del globo.



Presentación de la conferencia con la comunicación oficial de actualizaciones en cuanto a listados internacionales y nacionales sobre mamíferos amenazados como la Lista Roja de UICN o la lista revisada de mamíferos argentinos (Sarem: Teta et al., 2018), que han sido refrendadas  en función de los aportes sobre presencia del oso de Proyecto Juco.



¿Osos en Sudamérica? Osos en el Sub-continente, una mirada sobre dispersión, historia evolutiva y de cómo y porqué hay osos ¿y que tipo de osos? Crédito fotográfico: Claudio Bertonatti.


¿Osos, dónde hay jaguares? ¿jaguares más allá de la selva y coexistiendo con carnívoros y mamíferos andinos? Si. Jaguares, ocelotes, y carnívoros menores moviéndose y ocupando ambientes inusuales, en áreas de altura en un contexto de cambio climático. 


¿Cómo investigar, osos? ¿Sus heces que información pueden brindarnos? Desde parasitología a pelos de presas y mamíferos consumidos (...)




Entre las numerosas e interesantes ponencias sobre investigación y conservación de aves, reptiles amenazados, gestión de la basura y ponderación del arraigo cultural guaraní entre otras, cabe destacar respecto a la valoración cultural de los mamíferos argentinos las intervenciones de los célebres museólogos y naturalistas, Carlos Fernández Balboa y Claudio Bertonatti. En ese marco de arraigo y aspectos culturales sobre la mastofauna, ocupó finalmente un lugar destacado la referencia a la mitología y la cosmovisión de los Andes del país respecto al oso andino.



Los naturalistas y museólogos, Claudio Bertonatti y Carlos Fernández Balboa, en una ponencia magistral sobre los mamíferos en la cultura argentina.



Carlos Fernández Balboa exponiendo sobre el oso andino en la cultura del país.


El oso andino en la cultura argentina y mención a las investigaciones recientes sobre la especie en el país.





Algo se mueve...


Noticias


     Algo se mueve en el interior de las selvas altas y los bosques de transición del Chaco Serrano, la diversidad de mamíferos que ha primera vista parece ausente, aparece con sigilo y se muestra en numerosas especies. Un bioma vivo tiene movimiento, tiene especies que se dispersan, que dan dinámica a los bosques y al medio físico. El movimiento remite a la más pura dialéctica filosófica, en contraste, sin movimiento no podría haber proceso ecológico y evolutivo alguno. En este sentido, estamos explorando el interior de los bosques bajos y preparando una próxima expedición hacia el interior de las tierras altas donde hemos registrado la dispersión de numerosas especies de grandes carnívoros y una dinámica con el ambiente no registrada previamente. Desde Proyecto Juco, también nos estamos moviendo, la investigación y la conservación de los ecosistemas urge además, ante la presión cada vez mayor sobre los territorios de la lógica de concentración y el acceso extractitivista sobre los mismos del gran capital, aunado al acompañamiento y la alienación del gobierno nacional de la Argentina y los respectivos gobiernos provinciales; plenamente subyugados y con funcionarios públicos involucrados en casos de corrupción y conflictos de intereses con el manejo de las tierras públicas. Políticamente hay movimiento, pero un movimiento anti-horario, negativo, que nos remite a las décadas de instauración del neoliberalismo-capitalismo, al fin y al cabo-. Se destaca particularmente en este punto, el gobierno de Salta con el abogado J.M. Urtubey a la cabeza, quien siempre también se mueve con llamativa y obscena ligereza si toca brindar proteccionismo a los intereses propios permitiendo siempre la penetración orgánica y permanente de las transnacionales de los agronegocios, y la minería a cielo abierto en el Estado provincial. Una legislación defectuosa sobre los bosques y su pronta caída, es blandida por las transnacionales y lobbys  (i.e., medios de comunicación y cientistas diversos en formas y tallas) pregonando un desarrollismo-pretendido de novedoso y necesario por sus locuaces ideólogos- y que sin embargo, han aplicado siempre y es concentración y usufructo obsceno de los territorios; ante esto el movimiento es también necesario, un movimiento horario, progresivo, que remite a la conciencia de los campesinos y los trabajadores con el empoderamiento sobre los territorios y su diversidad biológica en cada vez mayor riesgo. Así y todo, algo se mueve en el interior de los bosques, aún ante la arremetida del capital y las tasas de deforestación más altas del Planeta (...) y mientras seguimos explorando se nos muestran en vida y en procesos biológicos en pleno desarrollo.


Zorro gris (Lycalopex gimnocercus) en un área baja, es un carnívoro de gran versatilidad habitando desde áreas tropicales hasta el altiplano andino a más de 4000 m.s.n.m.




El mismo individuo de la fotografía anterior observando la cámara.






Zorro gris respondiendo al estímulo odorífero de un cebo como atrayente (colocado en una de las leñosas tras el animal) en una prueba para cebado de osos y carnívoros generalistas. 1.600 m.s.n.m.




Un hurón mayor (Eira barbara) recorriendo el área de muestreo. 1600 m.s.n.m.

Hurón mayor (Eira barbara).



Acuti rojo (Dasyprocta sp.), esta especie correspondería al epíteto científico D. punctata-sensu algunos autores-, sin embargo esta especie requeriría una nueva revisión dado que D. punctata se encuentra citada en América Central, por lo que la pertenencia del acuti rojo a este grupo es por lo pronto discutible y controversial.


"Tarso", uno de nuestros compañeros de rastreo tomado por la cámara durante su trabajo en campo. La asistencia de perros disciplinados y equilibrados puede ser de gran ayuda para el monitoreo de especies elusivas sin causar daño alguno en el ambiente. La expresión corporal y facial de Tarso, demuestra el disfrute que tiene explorando y trabajando en condiciones óptimas en el terreno.


Uno de los individuos adultos de jaguar (Panthera onca) que estamos monitoreando, este individuo habita en un área de matorral y roquedal a 3.000 metros de altitud.